Recuerdo que en algún momento era capaz de correr tan rápido como una centella, adelantar la guagua y llegar a la parada antes que ella ¡Y todo eso, sin que mi corazón se desviara de las cosas que realmente importan! ¡Sin sudor, que delatara que...