¡Vísteme despacio que tengo prisa!

¡Debe de estar en entredicho la Teoría de la Relatividad del señor Albert Einstein! Puede que no sea correcto que al desplazarte a alta velocidad el tiempo se dilate.. seguro que los cálculos no son correctos. O por lo menos, eso es lo que se me piden cada vez más en éste mundo de eventos y ferias. ¡Y así poder engordar a  instagram, facebook, Tik Tok,  Tuk-Tuk y demás redes! Hemos aprendido a comunicarnos de manera virtual y las leyes físicas aquí no deben de funcionar correctamente. Pequeñas y grandes empresas, autónomos, etc.. hemos comprendido que vomitar contenido en cantidades astronómicas no es suficiente. Tiene que ocurrir de velocidades que sonrojen a la luz, deben ser ser lo más parecidas,  y que tengan una altísima coincidencia genética. Exprésate libre, se moderno, muéstrate cristalino, sonríe siempre, come sano. Mírame a los ojos, háblame, escúchame, dame.

Me acompleja, me desborda, todo este flujo vertiginoso constante e interminable sin una finalidad concreta. Sufres un desgaste parecido a las gomas de borrar; dejando un rastro de piel y pelo en el camino hacia ninguna parte.  Siento que me conecto a un mundo similar a la icónica saga creada por las hermanas Wachowsky; en dónde la realidad es atómicamente perfecta y cruel.  Me resulta completamente soporífera, algorítmica, inalterable y absurdamente contradictoria. Se que debo de adaptarme, y lo intento; procuro no agotarme ni aturullarme y no ceso de intentar comprenderlo. Y sin duda creo que lo voy consiguiendo; en la misma medida en la que voy siendo un poco menos humano y comienzo abandonar la física cuántica y su intento de interacción y comprensión de la materia, y de paso, del Universo infinito.